Auditoría financiera en Energía

Ahorro en energía

Auditoría financiera en Energía

Nuestro objetivo es conseguir reducir de manera drástica sus gastos. Ofrecemos soluciones eficaces e innovadoras, compatibles con todos los operadores que hay en el mercado.

Cuando buscan incrementar sus beneficios, las empresas naturalmente se enfocan en las dos áreas que son más controlables para ellas: el incremento de ventas y la reducción de costes. Sin embargo, mientras que el incremento de ventas puede llegar a tardar años en producirse, reducir los costes con el apoyo de una empresa con verdadero conocimiento y experiencia en gasto, además de un muy superior poder de compra, puede incrementar significativamente los beneficios en apenas unos meses. Hay una serie de áreas (o partidas de gastos) a las que nadie presta atención, bien porque no se tiene tiempo o experiencia o no se analizan de forma conjunta, y que pueden tener un impacto muy importante en la cuenta de resultados. Estos gastos (limpieza, energía, material de oficina, viajes, flota de vehículos, mensajería, etc.), dependiendo de la estructura y tamaño de la empresa, pueden suponer hasta un 25% de su cuenta de resultados. “Lo primero que se suele mirar son determinados costes fijos (alquiler de inmuebles, gastos de personal…), pero hay otras partidas de gastos que están muy atomizadas y que son heterogéneas entre sí. Parece que no son estratégicas y que la cuenta de resultados lo soporta todo, pero cuando empiezas a sumarlas todas te das cuenta que el impacto que tienen sobre tu empresa es muy significativo y supera un determinado margen es posible que tengas que tomar medidas muy drásticas para cubrir esos gastos como prescindir de un número importante de personas”.

¿Quién lo hace?

Lo primero es tener clara la necesidad de optimizar gastos. “¿Somos capaces de hacerlo con nuestros propios medios o necesitamos recurrir a un experto externo?”,¿Quién lo va a hacer? ¿El director financiero? ¿Servicios generales? ¿El jefe de compras...? “Por lo general, son personas a las que les puede el día a día. Sentarse y establecer una planificación y dedicar unos recursos para definir una estrategia destinada a reducir los gastos generales representa dedicar unos recursos que muchas veces la empresa no tiene. Y lo que hacen es encargar esta tarea a personas dentro de la empresa cuya expertise es limitada y sus soluciones, por tanto, limitadas. “Nuestra propuesta comercial está exenta de riesgo para nuestros clientes. Nuestra garantía “sin ahorros no hay honorarios” enfatiza nuestro compromiso para reducir sus costes y mejorar sus beneficios, a la vez asegurando que el proyecto se auto financia con el dinero que de otra forma se habría gastado en esas compras.”.